Dominio y equilibrio

Autor: Abel Enrique Sinning Castañeda

Fecha: Julio 2012

Alcanzar el dominio de mi mismo me da luz y fortaleza para dominar las circunstancias adversas y convivir en armonía.

Oro y sé cuando debo actuar con prudencia y ser cauto, o vencer los miedos y tener osadía.

Es bueno abandonar la falsa seguridad y soñar con otros horizontes, pero siempre con la debida cautela. La sabiduría dice que lo sensato es buscar el equilibrio y evitar extremos que tensionan y enceguecen.

El equilibrio da una estabilidad que los chinos siempre han visto simbolizada en la tortuga. La juzgo lenta pero hay que valorar e imitar su paso seguro, su calma y su longevidad.

Por eso, en tiempos remotos, se preparaban drogas de inmortalidad con su caparazón y su cerebro. Lo cierto es que la medicina más eficaz de inmortalidad es el amor. Con él estoy más seguro que una tortuga.

Soy bienaventurado si las dotes que me adornan son el amor, la coherencia y la rectitud. Cualidades que no todos valoran como se debe, es más, me llevan por la puerta estrecha.



Banner-Aulafacil